Nom
Nom





Crítica literaria




«Historias enterradas en una mina oscura como la boca del lobo»
Josep M. Aloy

[Artículo sobre la novela 'Els silencis de la Boca de la Mina'.
Col.lección Gran Angular. Editorial Cruïlla.
Revista Escola Catalana, marzo 2008]


Hay muchas historias de la guerra civil como la del anciano Pere Gabriel de las cuales no se podía hablar. Quizá porque las borramos con un puñado de silencios y las enterramos en una mina oscura como la boca del lobo. 'Els silencis de la Boca de la Mina' (Los silencios de la Boca de la Mina) explica una de esas historias de puño y letra del crítico del diario AVUI, Andreu Sotorra, quien, de tanto leerle como crítico, corremos el riesgo de olvidar su carrera de escritor y narrador de unas veiente novelas escritas generalmente siempre con vigor y una gran vitalidad. Aquí tenemos un buen ejemplo de ello.

Pere Gabriel, el protagonista de la novela, sólo ha firmado dos documentos en la vida: uno es el de la aceptación de la sentencia que le otorga la razón, cuando acaba de cumplir ochenta y cinco años. El otro, cuando él tenia diecisiete... Durante todo ese tiempo ha querido olvidar unos hechos oscuros y trágicos. Si pudiese volver atrás, a Pere Gabriel, le gustaría poder aterrizar en el invierno de cuando sólo tenía cinco años y quedarse allí para siempre.

Pere Gabriel era uno de los llamados "niños de la guerra" que vivió con la infancia secuestrada... Vendedor de periódicos a los ocho años, aprendiz de barbero más tarde, camarero en un café cantante... Pere Gabriel crece y madura viviendo de la manera más intensa y dura. Se convierte en hombre quemando etapas que no le permiten demasiadas alegrías ni satisfacciones: un padre pistolero, ausente y de mal humor, en un momento convulso social y políticamente, la muerte de la hermanita pequeña y la enfermedad mental de la madre, el descubrimiento del amor... unos ingredientes que junto a un ritmo persistente e impacable completan un escenario en el cual el autor se mueve con precisión y una ajustada tensión. Y digo una ajustada tensión porque le habría sido muy fácil recurrir a las emociones más sensibles del lector y conseguir de él alguna lágrima.

Sotorra está por la labor y hace literatura. Explica una historia tan dura como real. Y el lector se lo agradece. En un ambiente hostil y dramático, el autor se agarra al protagonista y no le abandona en ningún momento, provocando así que el lector vaya sintiéndose, si no identificado, por lo menos, unido a él en un sentimiento de complicidad.

Ayudan a ello algunas escenas descritas con una enorme tensión, como la de la separación de Pere Gabriel de su madre cuando el pequeño tiene cinco años y la madre lo lleva a un orfanato porque en casa son demasiado pobres para poder cuidarlos... Con unos diálogos secos y densos y con un lenguaje claro, el autor llega al corazón del lector de una manera sutil pero contundente, con una novela muy elaborada y que habrá que tener en cuenta.

[Traducción del catalán de Lena Paüls]



_______________





«Lengua cuidada, preocupación por el estilo y tono poético»
Pere Martí Bertran

[Artículo sobre la novela 'Els silencis de la Boca de la Mina'.
Col.lección Gran Angular. Editorial Cruïlla.
Revista Bisaura, enero-marzo 2008]


Andreu Sotorra (Reus, 1950) és uno de los nombres más conocidos de la literatura infantil y juvenil catalana actual, como autor, crítico literario, agitador cultural... Su última obra juvenil, 'Els silencis de la Boca de la Mina' (Los silencios de la Boca de la Mina) es una novela histórica que tiene como marco la guerra civil y algunas de las consecuencias que de ella derivaron. A pesar de las numerosas obras que se refieren a ese episodio ('L'ombra del Stuka', 'El camí del far'... [La sombra del Stuka], [El camino del faro]), Sotorra trata un tema totalment original y con técnicas narrativas muy conseguidas.

El tema se centra en un aspecto poco conocido de la represión franquista, que imita modelos nazis: las esterilizaciones obligatorias que pudieron sufrir un buen número de vencidos, en manos del doctor Antonio Vallejo Nájera o de alumnos y subordinados suyos, como Sotorra nos informa en una breve nota final del libro (p. 155-156).

El protagonista, Pere Gabriel, tiene la desgracia de vivir el final de la guerra civil en el bando de los vencidos, de ser hijo de rojo muerto en el frente, y de tener la madre ingresada en un psiquiátrico. Todos esos factores propicían que el chico, que en por entonces tiene 17 años, sea un firme candidato a sufrir la esterilización, para mantener la pureza de la raza (p. 152). Y la sufre, sin que se le pida permiso ni se le dé explicación alguna.

Durante casi 70 años vivirá con ese estigma, guardando sólo para él aquella humiliación, que le hacía vencido por partida doble. A su vejez, con 85 años cumplidos, gracias a varios organismos preocupados por la recuperación de la memoria histórica y, sobre todo, por el esfuerzo de una joven abogada, Laura Dafos, que cree en el caso y se compromete, consigue que le sea reconocido el crimen de guerra.

El desdoblamiento del tiempo de la acción en dos períodos claramente diferenciados es una de las técnicas narrativas que destacan en la obra. El primero abre y cierra la novela y transcurre durant el año 2007, a la vejez de Pere Gabriel, cuando ha decidido dar luz pública a su caso. El segundo abraza des de 1927 hasta 1940, la infancia y la juventud del protagonista, un chico de familia obrera, que tendrá que espavilarse desde pequeño para sobrevivir.

A ese desdoblamiento, aún hemos de añadir el tipo de narrador escogido, un narrador omnisciente que a veces comenta, a veces escoge el punto de vista del protagonista y permite así al autor que nos presente los hechos más importantes del período des de una mirada de ojos del pequeño, vivos como centellas, pero infantiles al fin y al cabo.

Añadamos a ello una lengua muy cuidada y una preocupación por el estilo que consiguen que algunos fragmentos resulten altamente poéticos, y podremos calificar la obra de un nuevo y buen libro para acercar la guerra civil a los jóvenes.

[Traducción del catalán de Lena Paüls]



_______________





Recuerdos de una infancia secuestrada por la Guerra Civil
Maite Ricart

[Artículo sobre la novela 'Els silencis de la Boca de la Mina'.
Col.lecció Gran Angular. Editorial Cruïlla.
Suplemento Tendencias. Diario El Mundo, 26 octubre 2007]


Andreu Sotorra ha roto su silencio literario de los últimos años con esta novela enmarcada en la Guerra Civil, que se nutre de un material muy sensible para el autor: los recuerdos de infancia de su padre. Sobre esta base real ha construido su ficción con un elemento perturbador que hace más atroz el proceso de depuración que los vencidos sufrieron a manos de los vencedores.

Pere Gabriel, el protagonista, tenia 16 años cuando las tropas de Franco entraron en Reus —convertida en Orlanda en la novela, una decisión discutible que resta credibilidad a lo ocurrido al situarlo en una ciudad que ningún lector podrá colocar en el mapa—; y, como otros muchos, fue represaliado. Con un padre rojo y una madre en el manicomio, el joven tenía todos los números para ser sometido a una esterilización. Los historiadores no han confirmado si en España se llevó a cabo esta práctica, pero se sabe que Franco dio permiso al doctor Vallejo Nájera, educado en la Alemania nazi, para experimentar con presos.

La novela arranca en 2007, cuando un juez dictamina que Pere Gabriel, de 85 años, sufrió una intervención quirúrgica que le causó perjuicios físicos y psíquicos. A partir de ahí, la novela se organiza en un largo flashback que recorre la infancia y adolescencia de Pere Gabriel, víctima de una guerra cuyos motivos no alcanzó a comprender entonces.

Tampoco el autor se entretiene a explicar las razones históricas y políticas; le interesa la biografía de ese perdedor al que los vencedores le arrebataron el futuro. Un notable ejercició de recuperación de la memoria, duro y necesario, hecho desde el cariño y con una calidez humana y literaria fuera de duda.

_______________





Els silencis de la Boca de la Mina


Biblioteca Central Xavier Amorós
[Artículo sobre la novela 'Els silencis de la Boca de la Mina'.
Editorial Cruïlla. Colección Gran Angular.
La prestatgeria. Guia de Cultura i Oci de Reus, núm. 62, noviembre 2007]


Andreu Sotorra, reusense establecido en Barcelona y autor reconocido y premiado por varias obras de literatura juvenil, ha publicado su último libro, Els silencis de la Boca de la Mina, una novela sobre los avatares de un chico durante la Guerra Civil i la inmediata posguerra, una guerra que, según el autor, los chicos y chias pueden entender porque tienen compañeros en las aulas procedentes de paises en conflicto.

En la obra, Sotorra combina elementos reales vividos por su padre con otros de verdaderos conocidos por él a partir de varios testimonios y algunos, pocos, de ficción. Orlanda, nombre que descubre la ciudad de Reus, es el escenario del argumento de una novela que se inscribe decididamente en la recuperaciónn de la memoria histórica.

Andreu Sotorra define muy bien los espacios físicos y geográficos, fácilmente identificables por los reusenses, y el ambiente que se respiraba en Reus, en tiempos de la República y la Guerra Civil, y la represión de la posguerra. Sus descripciones de la evolución de los personajes son crueles y reales, i afirman su calidad literaria.

El protagonista, un chico descrito a partir de notas autobriográficas del padre del autor, crece y madura rápidamente a causa de todo lo que ocurre. Pero mejor que lean la novela, una novela para adultos que también gustarà a los jóvenes, como dice el autor.

[Traducción del catalán de Lena Paüls]

_______________





Ensalada de valores
Lluís Llort

[Artículo sobre la novela 'Korazón de Pararrayos'.
Premio Edebé. Editorial Edebé.
Traducción de Pau Joan Hernàndez.
Suplemento Cultura Diario Avui, 17 abril 2003]


Andreu Sotorra (Reus, 1950), aunque és filólogo, tiene una amplia trayectoria como periodista y narrador. Trabajó en la sección de espectáculos del diario Avui (el teatro es una de sus pasiones) y hace muchos años que es colaborador de este suplemento y de otras muchas publicaciones y programas radiofónicos. Como narrador se estrenó el 1979 con 'No s'hi invita particularment i set contes noctàmbuls', y desde entonces, entre narrativa breve y novela, para lectores adultos o no, ya cuenta con más de 30 libros publicados.

Hace unos mesos ganó el quinceavo premio en su carrera literaria (precedido de algunos como el Ruyra, el Vayreda, l'Anglada i l'Espriu), l'Edebé de literatura infantil. Un premio importante por el hecho de publicarse simultaneamente en catalán, basco, gallego i castellano.

Con la novela 'Korazón de Pararrayos', Andreu Sotorra demuestra una vez más tener mano izquierda cuando se propone escribir pensando en un público no adulto. Quizá parezca un tópico, pero es una especialidad realment complicada porque, a parte de la selección de los temas sobre los cuales se quiere escribir, es necesario que la manera de hacerlos llegar a los lectores sea lo suficientemente efectiva sin caer en un simplismo que esté muy por debajo de las capacidades de comprensión de la mayoría de los niños y adolescentes.

La síntesi de la novela es sencilla: una niña de 11 años nos habla, desde la admiración, de las proezas de su hermano mayor. Pero esto es solo como mostrar la bandeja que al final de la obra presentará una rica ensalada de valores y sentimientos, porque la narradora es una niña china adoptiva (Sotorra ya trató el tema de la adopción en 1992 en la novela '¿On és Berna, Ilse?') y su hermano mayor es huerfano de madre (el padre ha vuelto a casarse, y por lo tanto la madre tiene dos hijos que no lo son, hablando en términos biológicos), con eso y todo, Sotorra nos ofrece la normalidad de una familia aparentemente remendada pero que funciona como cualquier otra, con los mismos lazos emotivos.

La niña china, Yung, rebautizada con el nombre de Luna, también rebautiza a su idolatrado hermano Marcos con el nombre de Korazón de Pararrayos cuando, en ocasión de hacer de okupa, el joven se cuelga del pararrayos de un antiguo caserón para evitar el desalojo que pretende llevar a cabo la policía. Y aquí podríamos echar una rápida ojeada a algunos de los temas de actualidad que trata el autor: el movimiento okupa (con una clara referencia a Can Masdeu de la Sierra de Collserola en Barcelona), el atentado del 11-S, las ONG's, y los problemas del hambre en los países africanos pobres, los accidentes de tráfico y sus graves consecuencias...

Y, sin perder la frescura, la ensalada también contiene elementos de gusto más profundo, desde las distancias generacionales entre padres y hijos hasta la fragilidad de algunos enamoramientos, pasando por los espíritus aventureros que combinados con los valores morales dan como resultado acciones intrépidas, y por las promesas y los deseos de futuro, y por el agobio de la incertidumbre, y de la espera...

Andreu Sotorra mezcla todos estos elementos construyendo una novela equilibrada, amena, interesante y con salpicaduras de ironía. Una obra magnífica porque muestra y opina sin adoctrinar, políticamente correcta pero desde un punto de vista alternativo, una etiqueta que cada dia es más plural.

Por decirlo más gráficamente: Yung y Marcos son como cualquiera de los millones de personas que se manifestaron y se manifiestan contra la guerra en todos los rincones del mundo; jóvenes que se han cansado de permitir que otros piensen por ellos y que expresen su opinión con contundencia, tanto si se los quiere escuchar como si no. Sotorra, paradójicamente, es de los que escuchan y, además, no callan.

[Traducción del catalán de Lena Paüls]

_______________





Korazón de Pararrayos
Revista CLIJ

[Artículo sobre la novela 'Korazón de Pararrayos'. CLIJ. Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil CLIJ,
nº. 160. Mayo 2003]


En «Kor de Parallamps» («Korazón de Pararrayos») lo que en realidad cuenta Yung [la protagonista de la novela] es su despertar a la adolescencia, a través de la poco convencional vida de su hermano, un estudiante de Medicina que, por problemas sentimentales y familiares, se va de casa y se instala con un grupo de okupas en un antiguo caserón a las afueras de la ciudad. Cuando la policia va a desalojar el grupo, Marc se cuelga del pararrayos del edificio. Novela breve con la que Andreu Sotorra ganó el Premio Edebé de Literatura Infantil 2002. Una novela bien planteada y resuelta, y escrita con un estilo directo y ágil, que atrapa de inmediato el lector, sobre todo por el conseguido retrato de los protagonistas --una niña despierta y muy tierna, que vive «colgada» de su hermano, y un joven en busca de alternativas vitales--, y también por la cercanía del lector de los temas que toca el relato, todos de absoluta actualidad: familias no convencionales, parejas libres y desiguales en edad (mujer madura / chico joven), hijos fuera del matrimonio, alzheimer, adopción, okupas, desempleo, ONG, accidentes de tráfico, minusvalías, mestizaje... Esta acumulación de temas es, sin embargo, la que desequilibra el relato de Sotorra, que en algún momento cae en la exageración, aunque ello no invalida el atractivo de la historia y su indudable interés.

_______________





Korazón de Pararrayos


[E.F. Sobre la novela 'Korazón de Pararrayos'. Editorial Edebé. Premio Edebé. Revista Noticia Infantil y Juvenil, Libreria Robafaves, 2º trimestre 2003]


Kor de Parallamps (Korazón de Pararrayos) és un libro que trasmite actualidad, frescura y ingenuidad a la vez. Actualidad porque cita muchos temas propios del talante social de hoy en día: adopción, familia de estructura no convencional, vejez anclada en una residencia, okupas, ONG, lesbianismo. Frescura porque la narración corre a cargo de Yung, la protagonista, una niña china de once años que fue adoptada y que nos cuenta con gran espontaneidad, sin razonamientos preconcebidos ni moralidades pedagógicas, historias importantes para ella, fruto de las vivencias a su alrededor, especialmente familiar. Ingenuidat porque Yung nos hace tot un montón de confidencias (dudas, contradiciones...) desde su experiencia como preadolescente. I és que Yung se ha enamorado de su hermanastro de 24 años, que está a punto de ser médico. Siempre lo ha tenido muy idealizado, lo admira tanto cuando hace de okupa como cuando se va a África com una ONG. Pero con el tiempo el hermano encontrará una compañera y Yung se llevará una gran decepción. A pesar de ello, la vida continua y ella sabrá salir airosa de sus problemas sentimentales.

[Traducción del catalán de Lena Paüls]

_______________





Korazón de Pararrayos


[Al pie de la letra. Libros sin fronteras. Núm. 7. Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Sobre la novela 'Korazón de Pararrayos', 2004]


Ganadora del Premio Edebé de Literatura Infantil, esta es una tierna y, a la vez, divertida historia sobre el amor en todas sus formas. La joven Yung idolatra a su hermano mayor adoptivo, un joven médico apasionado que trabaja para una ONG en África, y le apoda "Korazón de Pararrayos". También a Sekou, su amigo africano, le llamará con este apodo cuando se gane su cariño. Con gran sutileza, Andreu Sotorra inyecta en esta historia un mensaje antirracista.

_______________





Korazón de Pararrayos


[Anuario 2003. Dirección General de Archivos, Museos y Bibliotecas Consejería de Cultura y Deportes. Comunidad de Madrid. Servicio Regional de Bibliotecas y del Libro]


La obra 'Korazón de Pararrayos', de Andreu Sotorra recibió el Premio Edebé en la categoría de Literatura Infantil. Andreu Sotorra (1950), aunque es filólogo, tiene una amplia trayectoria como periodista y narrador. Trabaja en la sección de espectáculos del diario 'Avui' y también es colaborador de otras muchas publicaciones y programas radiofónicos. Ha publicado ya entre obras de narrativa breve y novela más de 30 libros. También ha publicado en Internet, 'Carezza en W' y 'Llàgrimes de rovell', escritas“on line” y en tiempo real. La protagonista de 'Korazón de Pararrayos' es Yung, una niña china adoptiva de 11 años que nos habla de las proezas de su hermano mayor Marc, un estudiante de Medicina que, por problemas sentimentales y familiares se va de casa y se instala con un grupo de ocupas en un antiguo caserón a las afueras de la ciudad. Cuando la policía va a desalojar el grupo, Marc se cuelga del pararrayos del edificio. Sotorra construye una novela equilibrada, amena, interesante y con salpicaduras de ironía.

_______________





Un buen novelista periodista
Teresa Duran

[Artículo sobre la novela '¿On és Berna, Ilse?'. El Periódico, 9 de diciembre de 1992]


Ilse abandona Berna, en principio por unos días, al descubrir que ella es una hija adoptada. A la primera sensación de desconcierto y rebeldía ante unos hechos que sus padres siempre le han ocultado, sigue un deseo y muy bien narrado proceso de búsqueda y autoafirmación en pos de lo auténtico y esencial que finalizará en un punto de no retorno a los orígenes que es, sin embargo, el auténtico punto de partida de todo ser humano.

No es la primera vez que Andreu Sotorra, último y recientísimo ganador del premo El Vaixell de Vapor, se adentra en el campo de la narración juvenil, pues, entre otros, su 'Griot i Alda', publicada en la misma colección, constituye un precedente nada obviable. Tienen ambas en común el hecho de estar protagonizadas por jóvenes en vigílias de adquirir la mayoría de edad, y de estar narradas con un absoluto rigor constructivo. Sin embargo, ésta '¿On és Berna, Ilse?', aporta a lo que ya viene siendo usual en la novela juvenil catalana la voluntad de romper el marco geográfico estrictmente local, situándola en la encrucijada de caminos que es, hoy, la vieja Europa, cada vez más de moda.

Y aporta, lo que no es poco, un lenguaje esmeradísimo, conciso, que se perfila con precisión cada plano narrativo, a veces con la luminosidad de una cámara fotográfica, a veces con un agudo sentido de la elipsis, otras veces con tierna sensibilidad. En función de esta aportación al lenguaje narrativo es por lo que nos duele que Andreu Sotorra tan apreciado como periodista, no sea más afamado en el mundo de las letras juveniles. Pues es sustancial en él, y en este libro se nota, el honrado rigor profesional, sin concesiones a la galería, sin temas manidos, sin descafeinar la lengua, sin chantajear al lector con futiles argots de bandas en los diálogos, sin pretender la lectura fácil, hoy auspiciada por los más prestigiosos y autorizados órganos de difusión literaria.

_______________





Cultura e Internet: Una nueva revolución
Javier Cremades

[Fragmento del artículo sobre la novela digital 'Carezza en W'. El articulista Javier Cremades és abogado, y socio del despacho Cremades & Sánchez Pintado. Artículo en ocasión del encuentro en el Palau Sant Jordi de Barcelona, 2-5 octubre 2000, y el Pabellón de Cristal. Casa de Campo. Madrid, 13-16 febrero. Copyright © Asociación de Usuarios de Internet]

Finalmente queda hablar de la interactividad. Aquí no sólo se trata de navegar por Internet en forma no lineal, lo cual sólo proporciona la ilusión de que el lector está experimentando un trabajo dinámico e interactivo. Interactividad se refiere más a una capacidad de respuesta del sistema, de forma que la actividad del usuario produce una alteración del contenido de la obra. Quizá la metáfora más gráfica utilizada para explicar las posibilidades de la interacción es la de un partido de fútbol: el juego está limitado en el espacio y se rige por una serie reglas, pero para el aficionado cada partido tiene su propia personalidad, es diferente cada vez y el resultado final no es predecible, lo cual se deriva de la propia interacción de los jugadores. Del mismo modo, la tecnología actual permite crear obras en las que el usuario participa, ocasionando una modificación en el resultado final. La posibilidad de que los creadores utilicen Internet para moldear su obra, para interactuar con su público, puede hacer cambiar y dinamizar las posibilidades de todos los artistas.
La edición del 4 de enero del 2000 del diario "La Vanguardia" recoge un ejemplo real de lo que estamos diciendo. Andreu Sotorra se encerró en su casa durante las fiestas de Navidad de 1999 para escribir "Carezza en W". Coménzó la noche del 24 de diciembre y terminó la novela el día de Fin de Año. No se hubiera hablado tanto del libro si no fuera porque a medida que lo iba escribiendo lo introducía en Internet. Más de 25.000 personas se han conectado a la red para seguir en tiempo real el desarrollo de la historia. El 70% de los internautas que han seguido la novela son catalanes; el resto, de Estados Unidos, Japón e incluso de países como Croacia o Eslovenia. "Ha sido como un salto al vacío, pero, sin duda, también mi mejor experiencia literaria, porque la reacción del lector es inmediata", asegura Andreu Sotorra, que ha publicado 25 obras. Con esta aventura, el autor que no se declara un "forofo de Internet ni un amante de la informática", ha conseguido un hito en la historia de las letras y de Internet en España.. Por el momento, el libro puede leerse en la dirección:

http://www.andreusotorra.com/carezza/online.html

Lo anteriormente expuesto, evidencia que los cambios estructurales del arte actual se están produciendo más bien en los medios en que el arte se distribuye y en el modo en que se hace y aprecia el arte.
Expliquémoslo. Tradicionalmente, el arte ha sido la expresión de una sola persona frente a una comunidad. El artista enfrentaba su yo a una pluralidad de sujetos. La emergente cultura de la red está transformando este esquema. No es posible coger un pincel y cambiar los colores de un cuadro expuesto en una galería de arte. En el universo digital esa puede ser una forma de disfrutar el arte, o de recrearlo. La tecnología permite acceder a una obra, pero también modificarla, transformarla, adaptarla a los gustos personales y compartir esa versión con otros. Aunque todo ello no sea más que en la dimensión virtual. Es tan real el soporte informático como el soporte papel.
_______________





Un relato original, fantastico y lleno de humor


El violinista de secà
Pasompé es un viejo violinista que vive en un pueblo muy lejano, situado en la cima de una montaña altísima donde los pájaros no se aventuran porque tendrían que volar rozando las nubes, y donde el agua de la lluvia pasa de largo. El problema del violinista es que no puede obtener ni una sola nota de su Stradivarius, a pesar de su empeño. Así pues, decidirá abandonar su pueblo y recorrer mundo en busca de soluciones. Desde luego, las encontrará, pero también vivirá asombrosas aventuras.

Sotorra nos propone un relato original, fantasioso y lleno de humor en el que se mezclan, sin pudor, elementos fantásticos, intrigas policiales, con temas de ecología y defensa de la naturaleza. Eso sí, todo muy bien condicionado a base de humor --hay que prestar especial atención a los nombres de los diversos personajes--, y servido con un lenguaje rico, aunque asequible a los lectores de esta edad. El cuadro se completa con las siempre sugerentes ilustraciones de Pep Montserrat.

[Revista CLIJ, nº. 58, febrero 1994]

_______________





Un buen autor prolífico
Teresa Duran

[Articulo sobre 'Lez dentz del Quel' (Editorial Barcanova, Barcelona, 1994. Diario El Periódico, 12 de octubre de 1994]


Hay en la obra narrativa de Andreu Sotorra dos constantes: una irreductible indagación sobre los temas y actitudes que interesan a la juventud actual y una lealtad absoluta hacia el argot y la cultura contemporáneos. Durante los dos últimos años han menudeado las novelas de Sotorra; al menos más de diez títulos obran en mi poder. No ha publicado este autor cuentos dirigidos a los más pequeños, y prácticamente nada para adultos, a no ser sus modélicas críticas semanales de literatura infantil y juvenil. Se centra pues, su producción crativa, casi exclusivamente en el ámbito adolescente y jamás con novelas encasilladas dentro de un género trillado.

Su coherencia temática y narrrativa es, pues, mucha, y esta breve novela es una buena muestra de ello. Narrada en primera persona, la novela es protagonizada por Quel, quien con 16 años recién cumplidos hace una revisión lúcida y exhaustiva de su paso por la vida, de su convivencia con sus dos padres y sus cuatro abuelos, y analiza hasta qué punto su visión infantil del mundo ha evolucionado con el tiempo, y hasta qué punto en su persona confluyen pasado, presente y futuro.

El monólogo de complejísima trama, va anudando lentamente, muy lentamente, los cabos que unen a las personas y acciones de este relato, porque Sotorra tiene el virtuosismo narrativo de amalgamar largas frases descriptivas con incisos coloquiales, en un continuo vaivén que le permite pormenizar todas les efemérides de una narración ambiciosa. Como corresponde a una de las personalidades de más enjundia de la narrativa juvenil catalana.



_______________





Pulso firme y seguro
Teresa Duran

[Comentario sobre la novela 'La medalla'. Premio El Vaixell de Vapor. El Periódico, 21 abril 1993.]


La medalla és una novela rural bien construida y narrada con pulso firme y seguro.

Por azar y por retrasos editoriales qué duda cabe que éste ha sido el año del periodista y novelista Andreu Sotorra (Reus, 1950) en la literatura juvenil catalana, que ha visto salir al mercado al menos siete de sus obras. Una de las últimas logró el premio Vaixell de Vapor.

La medalla es una obra destinada a adolescentes entre los 11 años y los 13 años, pulcra y estimablemente ilustrada por el lápiz de Consol Sánchez. Es ésta una novela narrada con pulso muy firme y seguro por el prolífico Andreu Sotorra, que narra las inquietudes de Meritxell, una chiquilla que ansía ganar una medalla en la carrera de los 2.000 metros lisos. El entorno es el de un pequeño pueblo rural, con sus pros y sus contras y su campo de fútbol abandonado.

El padre del hermanito y la abuela de Meritxell le ayudan en lo que pueden, lo que no es mucho, hasta la llegada de la monitora de deportes, de quien la protagonista sospecha que es el nuevo amor de su padre, pero a quien entregará su confianza. Vale la pena leerla, porque está bien construida, y porque hay concordancia entre la ambición del ritmo y la técnica narrativa. El autor demuestra capacidad para este género de libros.

_______________





La narrativa en el Camp de Tarragona (1939-1985)

Montserrat Palau

[Fragmento del artículo sobre la obra publicada hasta 1985, primera etapa del autor. Montserrat Palau, 'La narrativa al Camp de Tarragona (1939 - 1985), ediciones del Centre de Lectura, Reus, 1986.]

[...] En la narrativa de Andreu Sotorra destaca tanto el estilo atractivo y el lenguaje vivo y acorde con los tiempos actuales como sus temas. El autor juega con la realidad / imaginación a veces sin límites precisos entre una y otra, que envuelven los protagonistas en situaciones insólitas y, también, a veces, absurdas. El autor narra con facilidad sin apartarse de una prosa funcional, sin desniveles de planos, ni cuando pasa de la realidad a la imaginación. Su característica principal es el dinamismo en los contenidos y las técnicas y, principalmente, el dinamismo cuando tiene que enfrentarse a los mundos de la fantasía en sus narraciones y el juego de este dinamismo en los libros y los cuentos destinados al público más joven.

_______________





Nobelari buruzko iritziak eta proposamenak egileari helarazteko aukera du webgunearen bisitariak

Aurrerantzean ere, idatzi ahala, Susaren webgunean jarriko ditu, irakurgai, obra osatuko
duten gainerako kapituluak


Juan Luis Zabala / Donostia


[Publicat a Euskaldunon Egunkaria]

[...] Andreu Sotorra kataluniar idazleak gisako esperientzia bat egin zuen -nobela bat on-line jarri idatzi ahala-, baina oso denbora tarte mugatu eta laburrean. Izagirre ez da esperientzia horretan oinarritu berea abian jartzeko.«Susaren webgunea argitaletxeak idazleon esku jarritako baliabidea da», azaldu dio egunkariari Izagirrek, ideiaren sorreraz galdetu diogunean. «Susako kideak animatuta zeuden honelako zerbait egiteko. Neuk ere buruan nuen ideia, eta animatu egin naiz» [...].
_______________





Selección de entrevistas sobre su obra

«Formamos parte de una cultura que nos exige siempre volver a empezar»

«Siempre he pensado que los premios son un recurso, no un objetivo»

Otras entrevistas





«Formamos parte de una cultura
que nos exige siempre volver a empezar»


[Entrevista sobre el premio Edebé, 'Kor de Parallamps (Korazón de Pararrayos)'. Cuadernos de Literatura Infantil i Juvenil, núm. 159. Abril 2003]


¿Qué supone para usted este nuevo premio?
Hacía seis años que no me presentaba a un premio. Pero hace ahora veinticinco años que recibí el primero, y he de confesar que me encuentro como un recién nacido con su primer sonajero. Quiero decir con ello que no he perdido la ilusión. En todo caso, la he moderado. Por suerte o por desgracia, formamos parte de una cultura que nos exige siempre volver a empezar. El premio Edebé representa un feliz retorno a la publicación en papel después de haber estado estos seis años presente en el mercado con reediciones de obras anteriores y de haberme dedicado a escribir dos novelas nuevas exclusivamente para internet. Y, aunque en este periodo también se ha traducido una obra mía al italiano, la política editorial de Edebé permite que 'Kor de Parallamps' aparezca simultáneamente en la versión original en catalán, y traducida al castellano, gallego y euskera, sin olvidar la versión en braille. Ninguna literatura sin esta voluntad de expansión puede sobrevivir hoy en día.

Los autores de LIJ se quejan de la poca atención que los medios de comunicación dedican a la difusión de este tipo de literatura. ¿Cuál es su experiencia y su opinión. desde su doble faceta de escritor y crítico literario?
En la pequeña población de Duesaigües, donde siempre escribo, los pocos payeses que ahí quedan siempre se quejan: porque llueve mucho, porque no llueve, porque hace frío o demasiado calor. En este aspecto, los escritores somos como los payeses. Nunca estamos contentos. La cosecha literaria también depende del clima, de nuestro estado de ánimo y de la suerte. NO sabemos nunca con qué contamos. Una manera fácil de consolarnos es emprenderlas contra el mensajero. Y el mensajero son, evidentemente, los medios de comunicación. Con respecto a mis últimas experiencias, en difusión, no me puedo quejar. Cuando hice la novela en tiempo real en internet, en 1999, la prensa respondió masivamente. Y, por ejemplo, cuando me dieron el premio Edebé, también, eso sí, dentro de los límites que un premio literario y un libro tienen para ser calificados de "noticia". En lo concerniente a mi trabajo de crítico o divulgador de LIJ, sólo puedo decir que hace trece años que soy el responsable de una página a la semana en el suplemento de libros del periódico [diario Avui] en el que he publicado casi ininterrumpidamente más de 600 artículos. Además soy fundador de la primera revista digital de LIJ catalana --
Cornabou--. Sería contradictorio, pues, que me quejara de la falta de interés de los medios que, cada vez más, me parece una queja tópica. ¿Estamos seguros de qué toda la producción literaria que invade el mercado tiene su lugar en los medios de comunicación no especializados? Sumemos las páginas y páginas que ha llenado el fenómeno Harry Potter. No podemos decir, pues, que la LIJ no interese. Pero los medios de comunicación se mueven por criterios de impacto mediático y económico. Ésta és la barrera que hay que superar, tanto desde la promoción editorial, como desde la propia, como desde los autores. Es necesario convencer o demostrar que la cultura también és un mercado, que interesa tanto como 'Operación Triunfo', y que mueve millones de euros. La pureza sólo sirve para llevarnos al cielo, y nadie me asegura que allí haya internet, o que se lea más que en la Tierra, ni que los medios de comunicación nos traten mejor.

¿Cómo valora el actual panorama de la LIJ en Cataluña?
Está a la altura de cualquier otra literatura. Creo que la LIJ es el ámbito que menos carencias tiene. Existe desde el libro para primeros lectores hasta el de conocimientos y los dirigidos a adolescentes, con todos los géneros y temas posibles. Y es un mérito exclusivo de los editores que han creado un mercado para responder, probablemente, al público consumidor de nuestros días. Vivimos un momento de saturación que comporta dolorosas descatalogaciones. Pero creo que se ha tocado techo y la prudencia comienza a imperar. Competimos con buenos autores propios y con buenos autores extranjeros. Competimos con buenas traducciones de otras lenguas al catalán. Sin duda, nos falta forzar la traducción de catalán a otras lenguas, pero ésta es también una carencia generalizada en otros ámbitos, que no han sabido resolver los editores, a pesar de algunos esfuerzos aislados, ni tampoco las instituciones, empecinadas en hacer publicidad del fomento de la lectura y en repartir ayudas y subvenciones a diestro y siniestro para contentar a todo el mundo. Sin tantos fuegos de artificio, contamos con best-sellers que aguantan en catálogo desde hace treinta años com miles de ejemplares vendidos. Y, sobre todo, hemos sabido hacer el relevo espontáneo de los autores más veteranos, de los años 60 y 70, con un pequeño paréntesis en la década de los 80, a los autores más jóvenes aparecidos en los 90. La gran mayoría de los escritores que publican en catalán (hay unos quinientos censados que han publicado al menos un libro en los últimos diez años) tienen una media de 35-40 años. Por debajo, la franja de los 25-30 años también es destacable, y se mantiene una buena reserva de autores de 50-60 años. Y teniendo en cuenta, también, a algunos activísimos escritores de la quinta de los 70 años, que honran el conjunto. Y, por supuesto, ahí están los ilustradores (más de cuatrocientos en activo), que también son coautores de muchos de los libros infantiles y juveniles que se publican. En resumen, nadie puede negar que la media de autores de LIJ es de los más leídos y tienen la posibilidad de contactar directamente con sus lectores a través de encuentros en escuelas e institutos. La LIJ cubre dos campos: el de la estricta literatura y el de la relación enriquecedora entre los escritores y sus lectores. [Volver arriba]


  • Ir a Other Languages
  • Ir a Biografía.
  • Ir a Libros publicados.



    ¿Desea volver al principio?

  • Biografia
    ----------
    Publicacions
    ---------
    Guies de lectura
    ---------
    Comentaris
    ---------
    Premis
    ---------
    Traduccions
    ---------
    Teatre
    ---------
    Guions
    ---------
    Informacions
    ---------
    Other Languages
    ---------
    Email
    ---------
    Tornar a portada